Florida 142, 8° "J", C.A.B.A. (C1005AAD) / Tel. (54 11) 4326 4298

ANALISIS DEL NUEVO CODIGO CIVIL Y COMERCIAL


Posted on agosto 10th, by CEC in Consumo. Comentarios desactivados

INFORME DEL CENTRO DE EDUCACION AL CONSUMIDOR SOBRE LA REFORMA DEL CODIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION EN RELACION
A LOS CONTRATOS DE CONSUMO.

1.INTRODUCCION
2.RETROCESOS EN LA REFORMA DEL CODIGO CIVIL Y COMERCIAL EN MATERIA DE CONSUMO
3.INSTITUTOS QUE SE MANTIENEN CONSTANTES EN EL NUEVO CODIGO
4.ASPECTOS NOVEDOSOS EN EL NUEVO CODIGO CIVIL Y COMERCIAL EN MATERIA DE CONSUMO
5.CONTRATOS DE CONSUMO EN PARTICULAR
6.CONCLUSION

1. INTRODUCCION
El nuevo código introduce en lo que respecta al Derecho del Consumidor avances en distintas disciplinas y a la vez, retrocesos en otras. Lo cual nos lleva a realizar un pormenorizado análisis de cada uno de los institutos de esta disciplina a los efectos de determinar si hubo o no un avance en la materia.
Por empezar, regula los “contratos de consumo”. Si bien existe desde 1994 la ley 24.240 que regula los derechos del consumidor, no había hasta el momento una definición concreta del contrato de consumo. Esto es por un lado positivo porque dentro de este gran cuerpo normativo estarán presente las relaciones de consumo que se manifiestan todos los días de nuestras vidas y por otro lado, negativo pues ahora solo serán considerados “contratos de consumo” aquellos que encuadren dentro de esta normativa.

2. RETROCESOS EN EL NUEVO CODIGO CIVIL Y COMERCIAL
En cuanto a los retrocesos, se puede plantear en primer termino, la eliminación de la figura del By-Stander en el art. 1092 CC que define quien es Consumidor. Esta figura, fue incorporada a la ley 24.240 en su Art. 1 por la reforma del año 2008 mediante la ley 26.361.
El by-stander es aquel que de cualquier forma está expuesto a una relación de consumo. Pero, no obstante la eliminación, aquellos afectados por un vínculo de consumo del cual son ajenos, por ejemplo la víctima de accidente de tránsito, respecto del contrato de seguro jamás quedaría desamparada, y le será aplicable toda la legislación consumeril porque es la Constitución Nacional y no una ley inferior como el Código Civil quien impone el deber de garantizar al consumidor la seguridad, salud y protección de sus intereses económicos (Art. 42 CN).
Esta molificación no puede pasar inadvertida, ya que es un claro retroceso, aunque pueda subsanarse por aplicación de la ley 24.240, que sigue vigente.
Por otro lado, tampoco se puede obviar el retroceso que ya había introducido la reforma de la ley 26.993 modificando d la 24.240, al empeorar la redacción del tan controversial Daño Directo. La nueva redacción definitivamente impide que los daños morales sean incluidos dentro del daño directo. Es como si no se terminara de entender que en materia de relaciones de consumo, casi siempre, los daños están referidos a pérdidas de tiempo, amarguras, y frustraciones ocasionadas por un servicio malo o por un bien inservible.
Entonces, en vez de incentivar el reclamo por daño directo en sede administrativa, la reforma lo adorna con requisitos injustificados que tornan dudosa su procedencia.
Por todo lo expuesto, y en convencimiento de que el daño directo responde a un fundamento constitucional que se extiende en pos de la protección del consumidor, creemos que la exclusión del daño moral junto con los demás requisitos impuestos, es inconstitucional.
Por otro lado, el nuevo Código impone una prescripción uniforme de 3 años para todas las acciones que emanen de un contrato de consumo, eliminando la previsión que establece la ley 24.240 en su Art. 50 “Cuando por otras leyes generales o especiales se fijen plazos de prescripción distintos del establecido precedentemente se estará al más favorable al consumidor o usuario”.
Se advierte un importante retroceso en este aspecto porque en supuestos en donde alguna relación de consumo se podría ver beneficiada por una prescripción mayor, de ahora en más, quedara reducida a un plazo de 3 años.

3. INSTITUTOS QUE SE MANTIENEN CONSTANTES
En otros aspectos, no caben dudas de que el nuevo Código solo reitera conceptos ya contemplados en la ley 24.240, sin innovar al respecto. Es el caso de la interpretación pro consumidor (Art. 1094 CCC) de la ley y del contrato de consumo. Ya estaba regulado en el art. 3 de la ley 24.240 (Prevalece la ley más favorable para el consumidor) y el Art. 37 (interpretación del contrato a favor del consumidor). Otro ejemplo es la regulación del trato digno (Art. 1097/98 CCC) ya contemplado en el Art. 8 bis de la ley 24.240, del derecho a la información en el Art. 1100 CCC (ya contemplado en el Art. 4 de la LDC) y la llamada “libertad de contratar” (Art. 1099 CCC) también contemplada de manera implícita en el Art. 37 de la LDC que refiere a cláusulas abusivas y en la resolución 26/03 que refiere también a lo mismo.
Por otro lado, el nuevo Código define y regula qué es un contrato a distancia y electrónico (Art. 1104 y SS CCC). Algunos puntualizan esta regulación como novedosa pero, sin embargo, la contratación a distancia y la facultad de revocar la compra por parte del consumidor ya estaba contemplada en la ley 24.240, Art. 34., aunque en tiempos modernos la regulación puntual de estas contrataciones siempre es favorable, aunque no novedosa.
Lo que si consideramos importante es por un lado, la introducción de la obligación de informarle al consumidor todas las condiciones del contrato electrónico (Art. 1107 CCC). En que consiste y como utilizar las herramientas electrónicas. Y, por otro lado, en lo que respecta a estos contratos, hace referencia a la Jurisdicción aplicable en contratos celebrados a distancia estableciendo como competente al juez del domicilio del consumidor o del lugar donde se recibe la cosa, aspecto no regulado en la ley 24.240.
También son novedosas las excepciones al derecho de revocar las adquisiciones a distancia (Art, 1116 CCC). Se refiere a los siguientes contratos: a. los referidos a productos confeccionados conforme a las especificaciones suministradas por el consumidor o claramente personalizados o que, por su naturaleza, no pueden ser devueltos o puedan deteriorarse con rapidez; b. los de suministro de grabaciones sonoras o de video, de discos y de programas informáticos que han sido decodificados por el consumidor, así como de ficheros informáticos, suministrados por vía electrónica, susceptibles de ser descargados o reproducidos con carácter inmediato para su uso permanente; c. los de suministro de prensa diaria, publicaciones periódicas y revistas.
Otro aspecto ya regulado por nuestra Legislación pero nuevamente incorporado al Código son las Clausulas Abusivas (Art. 1117 CCC) Tambien ya reguladas en el Art.37 de la ley 24.240). Lo que resulta novedoso y al mismo tiempo controversial son las excepciones a dichas clausulas, contempladas en el Art. 1121 del nuevo Codigo: “ No pueden ser declaradas abusivas:
a. las cláusulas relativas a la relación entre el precio y el bien o el servicio procurado;
b. las que reflejan disposiciones vigentes en tratados internacionales o en normas
legales imperativas.
El inciso A de este artículo genera un gran debate ya que el hecho de que el proveedor pueda establecer el precio que guste sin que aquello sea considerado abusivo en relación al bien o servicio en cuestión, parece ser contrario a la defensa de los intereses de los consumidores.

4. LOS ASPECTOS NOVEDOSOS EN EL NUEVO CODIGO CIVIL Y COMERCIAL
Por otro lado, el nuevo Código introduce algunos aspectos novedosos tales como la regulación de las llamadas “prácticas abusivas” (Art. 1096 y SS CCC). Hasta entonces la ley 24.240 en su Art. 8bis y nuestra CN en su Art. 42 hablaban de trato digno y equitativo. De ahí se infería que toda conducta contraria a ello era una “Practica Abusiva” pero las mismas no estaban reguladas con ese nombre en la ley aunque se entendia que la violación del trato digno configuraba esa conducta.
También, en el Art, 1120, el nuevo código regula la Situación jurídica abusiva. Se considera que existe una situación jurídica abusiva cuando el mismo resultado se alcanza a través de la predisposición de una pluralidad de actos jurídicos conexos. (Es decir, cuando se violan derechos del consumidor a través de una serie de actos relacionados, que pueden están en un contrato o no, por ejemplo pueden ser prácticas).
Otro aspecto innovador es la incorporación de la prohibición de toda publicidad que (Art. 1101 CCC):
a. contenga indicaciones falsas o de tal naturaleza que induzcan o puedan inducir a error al consumidor, cuando recaigan sobre elementos esenciales del producto o servicio
b. efectúe comparaciones de bienes o servicios cuando sean de naturaleza tal que conduzcan a error al consumidor
c. sea abusiva, discriminatoria o induzca al consumidor a comportarse de forma perjudicial o peligrosa para su salud o seguridad
Es interesante porque amplia lo ya regulado en el Art. 9 de la ley 22.802, que regula la publicidad engañosa, agregando aspectos interesantes relacionados con la moral y la salud de los consumidores espectadores.
Otra novedad es que legitima a los consumidores afectados por la publicidad a iniciar acciones en caso de que la publicidad lo afecte.(Art. 1102 CCC)

5. CONTRATOS DE CONSUMO EN PARTICULAR
5.1 LOCACION
En lo que refiere a contratos de consumo en particular, es novedosa la incorporación del Art. 1196 referido a la Locación habitacional. El cual establece que no puede requerirse del locatario:
a. el pago de alquileres anticipados por períodos mayores a un mes;
b. depósitos de garantía o exigencias asimilables, por cantidad mayor del importe
equivalente a un mes de alquiler por cada año de locación contratado;
c. el pago de valor llave o equivalentes.
Este marco jurídico tiende a reducir los abusos en esta materia llevados a cabo sobre todo por parte de las inmobiliarias.

5.2 CONTRATOS BANCARIOS
Otro avance que no puede dejar de destacarse refiere a los contratos bancarios, los mismos son destinatarios de una regulación específica en lo que refiere a los usuarios (ART. 1384 CCC), lo cual complementa la escueta reglamentacion de los mismos en la ley de Defensa del Consumidor (Art. 36 LDC)
El nuevo Codigo establece que la publicidad bancaria debe contener en forma clara, concisa y con un ejemplo representativo, información sobre las operaciones que se proponen. En particular deben especificar:
a. los montos mínimos y máximos de las operaciones individualmente consideradas;
b. la tasa de interés y si es fija o variable;
c. las tarifas por gastos y comisiones, con indicación de los supuestos y la periodicidad
de su aplicación;
d. el costo financiero total en las operaciones de crédito;
e. la existencia de eventuales servicios accesorios para el otorgamiento del crédito o
la aceptación de la inversión y los costos relativos a tales servicios;
f. la duración propuesta del contrato.
Regula la forma de los contratos bancarios estableciendo que el contrato debe ser redactado por escrito en instrumentos que permitan al consumidor:
a. obtener una copia;
b. conservar la información que le sea entregada por el banco;
c. acceder a la información por un período de tiempo adecuado a la naturaleza del contrato;
d. reproducir la información archivada.
Y finalmente el Art. 1387 establece que “Antes de vincular contractualmente al consumidor, el banco debe proveer información suficiente para que el cliente pueda confrontar las distintas ofertas de crédito existentes en el sistema, publicadas por el Banco Central de la República Argentina. Si el banco rechaza una solicitud de crédito por la información negativa registrada en una base de datos, debe informar al consumidor en forma inmediata y gratuita el resultado de la consulta y la fuente de donde la obtuvo.
Este párrafo resulta sumamente interesante puesto que muchas personas sufren el rechazo de un crédito por estar incluidos en bases de datos de deudores desconociendo las deudas que poseen. Esto facilita el acceso a la información y la protección de datos del consumidor
Finalmente este articulo culmina estableciendo que “ninguna suma puede ser exigida al consumidor si no se encuentra expresamente prevista en el contrato.” En ningún caso pueden cargarse comisiones o costos por servicios no prestados efectivamente.
Las cláusulas relativas a costos a cargo del consumidor que no están incluidas o que están incluidas incorrectamente en el costo financiero total publicitado o incorporado al documento contractual, se tienen por no escritas.”
Para concluir, el nuevo código regula el contrato de cajas de seguridad, no regulados hasta el momento, estableciendo que todo límite impuesto a la responsabilidad del banco es válido en la medida en que el usuario sea plenamente consciente de su existencia.
Esta regulación puede llevar a comportamientos abusivos por parte del banco que el consumidor se puede ver obligado a tolerar, frente a la necesidad de celebrar este contrato. Por otro lado, la imposicion de un limite demasiado bajo de responsabilidad sin dudas constituiria una clausula abusiva en los terminos del Art, 37 de la ley 24.240.

6. CONCLUSIÓN
El nuevo Código introduce muchos aspectos interesantes y novedosos no incluidos hasta el momento en la legislación Argentina, receptando el trabajo jurisprudencial y doctrinario llevado a cabo durante todos estos años. Esto torna nuestra legislación más moderna y adecuada a las necesidades actuales dándole al consumidor la importancia que merece y regulando modernas formas de contratacion.
No obstante, no es cierto que antes de la vigencia del Código los consumidores carecíamos de derechos que este incorporan como novedosos, que en realidad estaban vigentes desde la sanción de la ley 24.240.
Finalmente en otros aspectos el código retrocede, borrando aquel trabajo también jurisprudencial y doctrinario en materias tales como el daño directo o la figura del By-stander,.
En definitiva hay aspectos positivos, negativos y otros que mantienen las cosas tales y como ya existían.





Comments are closed.



Últimas noticias sobre consumo

ANALISIS DEL NUEVO CODIGO CIVIL Y COMERCIAL
INFORME DEL CENTRO DE EDUCACION AL CONSUMIDOR SOBRE LA REFORMA DEL CODIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION EN RELACION A LOS CONTRATOS DE...
LIQUIDACIONES: ¿QUE NORMATIVA NOS AMPARA?
Que un bien este en liquidación no quiere decir que sea de menor calidad, o que por pagar menos estés “menos protegido”. Estas son...
QUE SE PUEDE HACER Y QUE NO EN LA VIA PUBLICA
Que no es posible acceder a un baño estando en la calle; que no hay derecho a beber algo en un cine sin haberlo comprado en...